Periodista de Tierra del Fuego.

 

Ya nada sorprende cuando se trata de hacer política, después de lo que pasó en Tolhuin cuando los Concejales decidieron mediante un ardid proponer cobrar la antigüedad para de esa manera aumentarse el sueldo. A eso sumémosle, una sesión especial convocada por la presidenta en una oficina de dos por dos para darlo de baja, si los medios no se hubieran hecho eco de la situación para hacerlo público y la gente no les reclamara desde las redes sociales que cambiaran la postura probablemente nadie se habría enterado.

Pero claro, si hablamos de política debemos tener en cuenta ello “es el arte de lo posible” o como dice el diccionario de la Real Academia, es el “Conjunto de los procedimientos y medidas que se adoptan para dirigir los asuntos que afectan a la sociedad o tienen relación con ella”. Pero no, todavía faltaba algo más y esta vez en Río Grande, el Concejo Deliberante de la ciudad nos dió una muestra que nada es poco cuando se trata de hacer papelones y cierra el año con una bochornosa sesión con solo tres concejales y una conferencia de prensa con otros tres, mientras que uno de ellos (el presidente) no se encontraba en la ciudad.

Pasemos a los detalles, durante la discusión en comisión sobre el presupuesto presentado por el ejecutivo parecía que todo iba bien hasta que se trato el aumento en los impuestos que pretende el Intendente Melella, es para sostener la obra pública y adecuarse a los incrementos nacionales y ser prudentes para no permitir que la coparticipación provincial caiga, sostienen quienes defienden que la UF (unidad fiscal) aumente de $ 11 a $ 14. “Todos sabemos que hablar de tarifas no es nada simpático, pero debemos y podemos hacerlo, ya que está demostrado que el presupuesto se vuelca en beneficios para nuestros vecinos, sin endeudamiento y sin déficit” sostuvo la concejal por FORJA Verónica Gonzalez.

Los disidentes en este caso, Colazo, Von Der Thusen, Duré y el propio presidente de la institución Alejandro Nogar no están de acuerdo con este aumento y en la sesión ordinaria anterior votaron en contra de este proyecto de ordenanza. Luego en reunión con los ediles el secretario de Finanzas de la municipalidad le advirtió a los mismos que el Intendente tenía intenciones de vetar la misma porque entendía necesario el aumento.

¿Dónde está el artilugio que eligen algunos concejales para aprobar una ordenanza que ya había sido votada y que aún no había sido vetada por Melella?. 

Los concejales del oficialismo; Gonzalez, Mora y Rossi aprovechando que el Intendente Melella no estaba en la ciudad (viajó por motivos personales) y el presidente del concejo Alejandro Nogar tampoco se encontraba en la ciudad por lo que quien asumía la intendencia era la concejal Gonzalez, pero estaba presidiendo la sesión especial para votar algo que ya había sido votado y nunca fue vetado…. Si yo también ya me perdí, en fin la cuestión es que los políticos que deberían discutir y debatir cada uno de los proyectos con responsabilidad y sobre todo cuando afectan al bolsillos de los vecinos deben hacerlo con altura y no valerse de artilugios que si bien pueden ser legales, lo que queda claro es que no tienen nada que ver con la ética. 

Esto me lleva a acordarme de una frase de la ex Gobernadora Fabiana Ríos cuando se le reclamó que un ministro suyo (en aquel momento el jefe de Gabinete, Guillermo Aramburú) quien como representante del Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura no se excusó en la votación del nuevo juez del Superior Tribunal de Justicia, Javier Muchnik, cuya hermana comparte la sociedad de un estudio jurídico con el funcionario. La jefa de estado en ese momento dijo «La ética del ministro, es la del ministro, no la mía”.

Si esto fuera un cuentito, el remate sería era necesario este papelón…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here