Licenciado en Estudios Orientales. Posgrado en Negocios y Comercio de Asia Pacífico e India. Política Internacional; extremismo religioso.

Rodrigo Duterte, de 73 años, lleva a cargo del gobierno filipino desde hace mediados de 2016. En declaraciones hace una semana mencionó un hecho de abuso, donde tocó a una mucama durante su adolescencia. Según él, entró al dormitorio de la mujer y la utrajó mientras ella dormía. Más tarde, desde su gabinete, dijeron que era una “broma”. El objetivo pareciese traer a colación la respuesta que recibió de su sacerdote al confesarse; éste le dijo que rezase 5 Aves Marías para evitar ir al infierno. Cabe mencionar la fuerte presencia del catolicismo en Filipinas; grupo con el que el presidente se encuentra enfrentado.

No es la primera vez que Duterte tiene una salida machista: durante un discurso en Agosto dijo que la tasa de violaciones en la ciudad de Davao era alta porque “estaba lleno de mujeres lindas”. En su momento, la comisión de mujeres y activistas hicieron referencia a la normalización de la violencia hacia las mujeres por parte del mandatario. En el caso de la última semana presentaron su preocupación por las declaraciones del presidente, considerándolo inadecuado para el cargo que ostenta.

La activista Elizabeth Angsioco declaró para Al Jazeera allá por agosto: “Por décadas, las feministas filipinas han trabajado por los derechos de las mujeres, para que sean respetados, reconocidos y protegidos por las leyes. Hemos tenido un progreso relativo con más leyes en este ámbito. Duterte está destruyendo todo lo que se ha ganado y empujándonos hacia la Edad Media”.

La Comisión de Derechos Humanos de Filipinas, que incluye la de Mujeres, a su vez mencionó las condiciones en las que habitan las mujeres de este país cuando trabajan en el exterior. Esta práctica se ha vuelto frecuente en las tareas de cuidado de la salud y limpieza, donde mujeres dejan a sus familias en su país y van a principalmente países árabes, en busca de mejores sueldos. Allí se enfrentan a numerosos casos de maltrato laboral o condiciones inhumanas. En los últimos meses se ha visto un incremento de desapariciones, abusos y muerte en estas trabajadoras. Debido a ello, el gobierno prohibió el traslado de Kuwait para estos labores. Desde el Comité dicen que el presidente mide con distinta vara y que sus declaraciones restan seriedad a los reclamos. “Es sólo respetando los derechos de todos y permitiendo que las leyes prevalezcan que seremos capaces de proteger la dignidad de todos. Más importante, el respeto siempre debería comenzar en casa, en nuestro país”.

Si retrocedemos un poco más en 2017 Duterte parece tener una fijación con las violaciones: dijo que sería aceptable violar a una ganadora de Miss Universo, así también en declaraciones con un grupo de soldados bromeó sobre la posibilidad de darles tres violaciones sin castigo. 

Desde su gabinete parecen trabajar activamente en apagar los incendios que el presidente va generando cada vez que habla. En todos los casos mencionan el humor del líder filipino y la sensibilidad extrema de algunos grupos liberales.

En ese mismo discurso polémico, donde reconoce ser abusador dijo ser abusado. El presidente mencionó un evento en su juventud donde fue “tocado” por un cura católico. Este crimen fue durante su estadía en una escuela católica. “Todos los chicos pasaron por eso. Mientras nos confesábamos, nos tocaban”. Duterte trae a colación estos dos eventos: la pasividad de la Iglesia ante los casos de abuso así como la presencia de abusadores dentro de sus filas. Lo insólito ante este reclamo es la soltura con la que reveló ser un abusador.

Rodrigo Duterte tiene mandato hasta 2022, donde contará con la posibilidad de ser reelegido por otros 6 años más. El impacto de sus declaraciones parece más limitado a la comunidad internacional que dentro del propio territorio, donde el impacto fue limitado. Duterte seguirá buscando promover la lucha contra el narcotráfico (recordemos que pagaba por cada narcotraficante muerto), la presencia de la Iglesia Católica en Filipinas y la injerencia americana en su territorio, no obstante de mantener una relación “armoniosa” con Donald Trump.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here