Locutor Nacional. Periodista. Amante de todo lo que la sociedad considera raro

 

El dólar rompe la barrera de los 30 pesos. El dato es por un lado alarmante y por el otro no es más que producto de la instancia del año en la que nos encontramos, a cuatro meses de las fiestas. ¿Qué tiene que ver con que estemos a ese tiempo de fin de año? Que en la última congregación que se realizó en “La Rural” en 2017, quienes manejan el sector agropecuario dejaron plasmado su deseo en el arbolito del gobierno nacional pidiendo un dólar de 32 pesos para poder ser rentables y competitivos con el mundo. En ese momento pocos creyeron que Papá Noel existiera, pero parece que nada es imposible en este país. 

Prendo la televisión a ver que dicen los noticieros con sus especialistas económicos acerca de esta situación en la que estamos inversos, trato de prestar atención ante todo a cuál es la causante de la nueva suba de la moneda norteamericana. Escucho vencimiento de Lebacs, Riesgo País, falta de confianza y crisis turca… En ese momento mi cerebro dejó de traducir en impulsos las ondas sonoras que ingresaban por la cóclea y quedó con un sólo pensamiento, en realidad con un sólo nombre que ocupó la agenda completa: Turquía. 

Luego un tiempo, en el que por suerte se reactivaron las funciones sensoriales y motoras, pasé a investigar qué es lo que está ocurriendo en aquél lejano país y si hubieron situaciones similares a lo largo de las últimas décadas que hayan podido afectar a países de otros continentes de la manera que me dijeron por televisión que nos está pasando a los habitantes del suelo argentino. 

Hipervínculos abiertos por montones en el buscador de la computadora hasta que por fin di con una tapa perteneciente, casualmente, al mismo medio por el cual surge la búsqueda de ese Estado. Corría el año 2001, para ser más exactos el 23 de febrero. Año trágico para Argentina, sin embargo para esa fecha no parecía posible aquél final y menos a conocer que los mercados parecían encontrar la paz pese a la crisis turca. Sí, mismo país que 17 años más tarde. En aquel momento había devaluado su moneda un 31%, sin embargo nuestro riesgo país, que fue por aquél entonces que empezamos a hablar de ese indicador, bajaba 9 puntos. 

Hoy Turquía se enfrenta a una devaluación del 18% de la lira producto de un fuerte enfrentamiento de su gobierno con el de Estados Unidos. ¿Cuál puede ser una salida apresurada de esta situación? La respuesta es más que conocida por estos lugares, acudir al Fondo Monetario Internacional. 

La situación internacional es similar. Pero cuando hablamos de la repercusión, siempre según los especialistas en el tema en cuestión, resulta muy distinta para el equipo a cargo del Presidente de los argentinos. El dólar continúa incrementando su valor en pesos, los servicios siguen en ascenso, los salarios congelados o con muy por debajo de la inflación en lo que va del año, por cierto muy superior ya al 15% pronosticada por el Ministerio de Hacienda a principios de año. 

Como decía Atahualpa Yupanqui “Las penas y las vaquitas se van por la misma senda, las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas” y la culpa por las dudas es de Turquía.   

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here