Periodista de Tierra del Fuego.

 

Una de la polémicas de estos últimos días se plantea con el uso del polarizado en los autos a la hora de salir de la isla. Chile ha decidido cobrar multas a los vehículos que circulen por ese país con el tonalizado en los autos.

Si, ya sé, usted se preguntará: ¿Cómo salir vía terrestre sin pasar por Chile o evitar esos inconvenientes a la hora de empezar las vacaciones?. Bueno, la primera pregunta tiene una sola respuesta – no se puede – ya que no hay otra forma de llegar al continente sin entrar y salir de Chile para hacerlo, pero lo que si se puede hacer es plantear que las autoridades de ambos países mediante un convenio resuelvan este tema.

¿Porque se genera tanta discusión con un tema que parece ser banal?

En nuestra provincia rigen ordenanzas que autorizan el uso de filtros solares de poliéster adhesivos de alta resistencia (“polarizado”). La gran mayoría de los automóviles radicados en Tierra del Fuego están polarizados, por lo tanto, para poder cumplir con la norma exigida por el gobierno chileno todos los vehículos deberían retirarlo. Si tenemos en cuenta y solo como ejemplo ilustrativo que solo entre el viernes 15 y lunes 18 de diciembre del año 2017 salieron mas de diez mil vehículos por la frontera rumbo al norte del país, no parece ser un tema menor para los fueguinos.

¿Porque el Gobierno Chileno decide aplicar esta normativa si hace varios años existe y nunca se hizo?

La verdad no está muy claro pero parece haber firmeza en la decisión ya que al ser consultado el Cónsul chileno en Río Grande, Francisco Fuenzalida, defendió la prohibición nacional que rige en el vecino país para circular con vidrios polarizados, y sostuvo que la ley “es pareja para todos y hay que cumplirla”.

¿Es posible mediante un convenio dejar sin efecto, por lo menos en la ruta obligada, esta norma?

Parece no ser tan difícil ya que entre ambos países hay una comisión de Límites y Frontera que se reúnen para limar asperezas y agilizar los pasos fronterizos, justamente buscando que los ciudadanos que circulen tengan la menor cantidad de inconvenientes a la hora de salir de vacaciones.

Este tema no solo afectaría a los ciudadanos que quieran salir vía terrestre para el continente sino que hasta en la ciudad de Punta Arenas los comerciantes se mostraron preocupados con la aplicación de esta ley. Según entienden, podría afectar las ventas por la cantidad de turistas argentinos que ante el riesgo de una multa decidan no ir a Chile durante el reseso, o los fines de semana largos como suele hacerse desde hace muchos años.

La vicepresidenta de la Asociación de Hostales y Residenciales de Punta Arenas, Paulina Álvarez, declaró su molestia al respecto. “Estas normas más que ayudar espantan a los argentinos y van en perjuicio del comercio y la hotelería”, manifestó la dirigente quien expresó que no veía sentido aplicar estas restricciones considerando que todos los vehículos que cruzan la frontera son revisados en la aduana.

No es la única que piensa así ya que se trata de una medida que ha motivado incluso protestas en la Región Metropolitana, pero las últimas indicaciones que buscaban eliminar la polémica norma fueron retiradas en el Congreso con el objeto de reforzar el combate a la delincuencia.

En lo que no quedan dudas – por lo menos para mi – es que los chilenos solo tienen un objetivo y es recaudatorio, nos obligan a adquirir un seguro internacional – el Soapex – cuando todas las compañías argentinas cuentan con esa cobertura, y la verdad que comprar un seguro de cobertura internacional en el mismo quiosco donde compras un pancho para los chicos, y que cuando lo pagas te entregan un cartoncito como si fuera la rifa de la escuela, no parece ser otra cosa que al solo efecto de recaudar dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here