Periodista de Tierra del Fuego.

El lunes por la tarde con asombro nos enteramos por las redes sociales de un intento de suicidio en la capital de la provincia, pero eso no es precisamente lo que quiero comentar sino de la manera que se informó  lo sucedido y las imágenes que se publicaron.

Una de las premisas a la hora de asumir esta profesión (la de comunicador/a social) es tener claro para que uno elige este trabajo, algunos plantean el compromiso, tratar de ser lo mas locuaz posible para que no queden dudas de lo que se informa y por sobre todas las cosas la coherencia a la hora de mostrar en imágenes lo que entendemos como noticia.

No se trata de publicar cualquier cosa y poner “imágenes sensibles”: debemos tener empatía y sobre todo respeto por el otro, no es la primera vez que lo vemos por desgracia y si no entendemos que del otro lado hay familia, amigos y mucha gente trabajando para resolver esas cuestiones tan sensibles, no entendimos nada de este trabajo.

No busco con esto ponerme en docente ni mucho menos porque no lo soy, pero los más grandes debemos inculcar que aquellos que deciden dedicarse a este trabajo, que no solo deben pensar en tener la primicia con el afán de ser reconocidos y por ello hacer cualquier cosa en pos de estar “en la picota”.

Algo que se perdió en esta profesión sobre todo en la provincia es investigar, ir al fondo del tema, tratar de aprender de los que más saben, escuchar a los profesionales en temas tan delicados para dejar de jugar al periodista o simplemente copiar y pegar gacetillas para lograr una pauta.

Un párrafo aparte debemos hacer para los que tienen la responsabilidad de conducir un medio de comunicación, no se puede solo preocuparse por lo que podría pasarle en caso que la justicia intervenga, debería tener responsabilidad para impedir que un/a seudo periodista publique este tipo de imágenes que afectan seriamente no solo a la víctima sino a su circulo familiar.

Y claro que todo empieza cuando alguien filtra estas filmaciones tal vez con la sola intención de la morbosidad que implica publicar algo así sin tener en cuenta lo que puede generar y mucho menos pensando en la víctima o sus afectos. 

Pero hay un dato más y para mi modesto entender de los más preocupante, es que este tipo de noticias son las más leídas o buscadas, apenas se conoce una cosa si todo el mundo pregunta dónde esta para poder verlo. Y la única manera de proteger a las víctimas en este u otros casos sensibles es justamente la prudencia a la hora de dar la noticia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here