Profesional de enseñanza primaria. Docente en contextos de encierro. Representante docente JCyD. Directora jubilada.

Mario Monforte Toledo fue quizás uno de los máximos exponentes de la literatura guatemalteca.

Se graduó de abogado en 1937 y del 45 al 47 fue vicepresidente de la República de Guatemala. Luego de fundar el semanario de oposición Lunes fue deportado a Honduras y permaneció exiliado en México más de treinta años.

Su primera novela se llamó “Anaité”, la cual escribió en 1946. Si bien produjo narrativa, también creó textos para teatro y ensayos.

Quizás su obra más popular haya sido “Donde acaban los caminos”, escrita en 1953.

Nació en 1911 y falleció en 2003, mientras coordinaba la producción de la película inspirada en su novela homónima.

Finalmente el film se estrenó en 2004 con la adaptación del guion del propio autor, pero sin haberlo podido disfrutar.

Esta historia cuenta los amores entre el Doctor Raúl Zamora y María Xahil. Describe la vida y los prejuicios de la Guatemala rural dividida entre blancos, mestizos e indígenas. Están tan comprometidos que muestran sus ideales sin miedo a formar parte de dos bandos bien diferenciados. Ni siquiera se acercan a la categoría de grupo ya que sus pensamientos cerrados y estáticos provocan verdaderos enfrentamientos.

María y el Doctor Zamora pertenecen a mundos bien distintos y la sociedad se encarga de recordárselo a cada paso. Él representa la cárcel que encierra todo el temor a la vida y ella se enamora perdidamente de él. Sin embargo la traición que siente que ejerce ante sus antepasados no deja que ella disfrute de esa relación. Nada fluye naturalmente. Ambos parecen extraños usurpando el mundo del otro. Nadie parece salirse de rol, ni siquiera el resto de los personajes (la ex novia del Doctor, la solterona rica, el brujo del pueblo, la madre manipuladora, etc.) de esta historia. Pero cuando como en todo grupo, alguien parece no encajar por ser diferente y no sujetarse a las reglas,  entra en escena la hermana del Doctor Zamora. Para algunos alcanza la categoría de libertina y para otros de desquiciada.

Así los personajes van llenando el relato de sentimientos y sensaciones (un sonido, un paisaje, un rumor).

Monforte Toledo hace pie en la relación entre dos razas. Tal vez el Doctor Zamora y María no se encerraban en las diferencias, pero el resto de la sociedad no aprobaba ese amor que a todas voces era tildado de clandestino.

Por un lado los nativos estaban presos de sus creencias mágicas, teniendo más fe en la eficiencia de un brujo y su medicina natural que en un médico. El Doctor Zamora no contaba con una mirada que diera crédito a su profesión.

La única autoridad respetada por ambos bandos era la del comandante del pueblo, el cual influía en cada aspecto de la vida de estos.

Monforte Toledo cuenta los hechos novelados de un pasado cargado de posibilidades de construir un presente y un futuro diferentes. Sueña con que ello sea conquistado con buenas acciones conjuntas, llevando adelante la unión de los dos grupos que ya no se constituyan en bandos. Anhela el arribo de una transformación superadora sin mas ejercicios abusivos, ni luchas de poder.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here