Chef. Gerente de GDS catering (Gastronomía del sur). Productor y Conductor de TV: "La Cocina con Luis". TV Pública Fueguina.

El 30 de noviembre se celebró el Día Nacional del Mate en Argentina. Esta infusión, profundamente arraigada en las costumbres y tradiciones argentinas, tiene su día en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacurarí y Artigas en 1778, quien fuera gobernador de la provincia de Misiones y  promotor de la producción de la yerba mate. 

Beber la selva

Según el antropólogo Gustavo Laborde, “El ritual del mate se ha conservado casi sin ninguna modificación desde hace unos tres siglos”. Esta costumbre, que es parte de la esencia del “ser argentino”, es inclusive anterior al período hispánico. Los guaraníes utilizaban las hojas de la planta de yerba mate como bebida y objeto de culto. Incluso era moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos. Caá en lengua guaraní significa “yerba”, pero también significa planta y selva. Para el guaraní, el árbol de la yerba era el árbol por excelencia, un regalo de los dioses. Tomar la savia de sus hojas era para ellos beber la selva misma. 

Últimamente se difundieron algunos estudios científicos que demuestran los beneficios de tomar mate. Los mismos han incluido a la yerba mate dentro del listado de “alimentos de la felicidad”, debido a que posee algunos nutrientes que se relacionan con el bienestar. Los alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas son los elementos ideales en una dieta para lograr cada día un buen humor. La yerba mate posee antioxidantes que eliminan una sustancia que tenemos en el organismo; que son los radicales libres que avejentan a las personas, y al eliminar evitarían el estado de desánimo. 

Pero para los argentinos, tomar mate va más allá de la ingesta de una bebida energizante, es un gesto de amistad, de cordialidad, de familiaridad, un sinónimo de encuentro que trasciende edades y estratos sociales. El INYM (Instituto Nacional de la Yerba Mate) informó que Argentina es el mayor consumidor de yerba mate en volúmenes absolutos, y que este producto se encuentra presente en más del 90 por ciento de los hogares argentinos. El argentino consume mate permanentemente. Se consume tanto en la zona urbana como en el campo. Durante el desayuno, durante el día, en la cena. No hay un momento exclusivo para el mate, cualquier momento es ideal para poner la pava y comenzar una nueva ronda de mate. Incluso traspasa fronteras. 

Los argentinos que viajan al extranjero lo primero que ponen en la valija son el mate, la bombilla y el paquete de yerba mate. El cepillo de dientes y el pasaporte se le pueden olvidar; ésto, no. Buscan, en el lugar del mundo donde estén, reproducir ese momento único e incluso sumar adeptos. 

RECETA CON GUSTO A YERBA

Además de saber preparar un buen mate, dulce o amargo, también se pueden preparar ricas recetas con yerba mate. Ahora les dejamos una sabrosa receta para probar la yerba en otra preparación. 

Muffins de yerba glaseados

Ingredientes

120 g de manteca

220 g de azúcar 

2 huevos

200 g de harina común

1 1/2 cdta de Polvo de hornear

120 ml de leche

4 cdas de polvo de Yerba Mate

Para el Glace

5 cdas de Azúcar impalpable

Jugo de naranja

Polvo de yerba mate

Preparación

Batir la manteca con el azúcar hasta formar una crema, luego incorporar los huevos y seguir batiendo. A continuación, mezclar la leche con el polvo de yerba mate y agregar a la preparación anterior. 

Por otro lado, tamizar la harina con el polvo de hornear y agregar en dos veces a nuestra preparación, siempre con movimientos envolvente. Una vez que tenemos la crema lista, verter sobre moldes para muffins la preparación hasta llenar ¾ partes del molde. Cocinar en horno a 180° durante 15’. Retirar y dejar enfriar.

Para el glacé: mezclar el azúcar impalpable con unas gotas de jugo de naranja hasta lograr una pasta blanca semidura. Baña los muffins. Decorar con polvo de yerba mate y ralladura de naranja. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here