Locutor Nacional. Periodista. Amante de todo lo que la sociedad considera raro

 

El pasado fin de semana llegó a su fin la toma de la sede de Río Grande de la UNTDF, con lo cual volvieron las actividades en ambas sedes en forma regular. Pese al regreso de las clases, las movilizaciones y los reclamos tuvieron un fuerte impacto en todo ámbito relacionado a la educación. 

Juan José Castelucci, rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, hizo mención al acuerdo logrado por distintos sectores tras la marcha del 30 de Agosto. “A partir de ahí se solucionó el tema salarial docente. No fue una solución óptima, pero que la mayoría de los gremios, menos uno, acordaron este ajuste en paritarias que significó un 25% a los docentes, no a las autoridades que siguen sin aumento, con revisión en Octubre y Diciembre“. A lo que prosiguió “Sabemos que no fue un arreglo ideal pero fue un buen arreglo en tener 25% al sueldo, donde el 15% va al básico y 10% que se va a blanquear en marzo. Fue un buen acuerdo“. 

¿Existe algún acercamiento para con los alumnos que llevaron adelante la toma de la sede de Río Grande?

“No tenemos ningún problema en recibir a quien sea a través de los órganos de gobierno. Los alumnos tienen el 25% de representación de todos los claustros, tanto sea Consejo Superior como Consejo Directivo. Nunca llegó ahí una queja de ningún tipo. Trataremos de acordar y los reclamos que sean justos los estaremos cumpliendo”.

En cuanto a congresos y especializaciones que se les exige a los docentes en la currícula ¿Cómo quedó la situación?

“Siempre el tema de las capacitaciones son todo un problema. Nosotros por ejemplo tenemos prácticamente cerrado para Tierra del Fuego, para la gente de Ciencias Económicas, contadores y administradores, un doctorado gratis que lo está dictando la UBA. Solamente hay que pagar el tema de viáticos. Es decir, va a ser prácticamente gratis. Se va a dictar en la ciudad de Ushuaia y Río grande. Vamos avanzando como podemos. Estamos viviendo una situación del país más que complicada. Yo lo dije en el Consejo Superior y a alguno le molesto. Hoy es más importante poner un plato de comida en la casa de los chicos. Lo principal es comer. Tenemos gente en Ushuaia y Río Grande que no tienen satisfechas las necesidades mínimas. ¿Cómo vamos a exigir que estudien? Los barrios altos no tienen calefacción. Tenemos que fomentar el tema becas, que era uno de los reclamos, sin embargo todos los que se anotaron en becas, las tuvieron. Y poseemos las becas más altas del país. Entonces, por ahí se confunden un par de reclamos. Pero para dialogar no tenemos ningún tipo de problemas. Con tomas no hay ninguna posibilidad de diálogo”.

¿Hay alguna idea en recompensar la pérdida de días de clases, dada la situación de público conocimiento, para poder mantener la calidad educativa?

“La parte académica no depende del rectorado. Los docentes y el instituto con sus coordinadores, que muchos de los reclamos son responsabilidad de los coordinadores que estuvieron acompañando en la toma, tendrán que ponerse de acuerdo en qué forma van a recuperar. Pero si continúan con tomas no hay forma de recuperar y perderán materias. Esto es así de sencillo. Esto ocurrió, ocurre y ocurrirá. Los contenidos mínimos hay que darlos. El profesor va a evaluar si están en condiciones de regularizar la materia o no. Por eso, creemos que es muy peligroso continuar con las tomas. Pero lo respetamos”.

En cuanto a la infraestructura. El año pasado fue aprobado en el presupuesto la ampliación del edificio central de Ushuaia y luego la obra fue paralizada. ¿Está previsto pelear por la inclusión del proyecto en el próximo presupuesto?

“Está para el nuevo presupuesto, pero lo primero que se hizo fue parar todas las obras de las universidades. Lo que se consiguió durante esta gestión, yo estoy mucho en Buenos Aires y por ahí creen que estoy de vacaciones, es un refuerzo bastante importante que nos va a permitir llegar tranquilamente hasta fin de año y resolver algunos problemas que tenemos en la sede de Río Grande como en la sede de Ushuaia”.

Entonces ¿Hay que descartar el nuevo edificio? 

“Antes de la devaluación, el presupuesto era de 120 millones de pesos. Lo complicado en el tema edilicio es Ushuaia. En la ciudad de Río grande por ahí no se dan cuenta de algunas cosas. Hemos hecho la sala multijuegos, la cual permite  que todos los alumnos que tienen hijos los puedan dejar dentro de la sala para que los cuiden mientras estudian y están cuidados por dos maestras jardineras. Es decir, que si esas cosas no son avances… En la ciudad de Río Grande estamos terminando el buffet, vamos a hacer un aula más. Hay mucho lugar y estamos trabajando, pero las últimas semanas no nos dejaron entrar. Esto va a afectar el presupuesto porque hay gente que tenemos contratada”. 

La lucha por mejoras en el sistema educativo del país no finalizaron. Por el momento las clases en las universidades públicas vuelven a la normalidad, sin embargo habrá que estar atentos a Octubre cuando llegue el momento de revisión del acuerdo para saber si volveremos a pasar por una situación similar o no.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here