Locutor Nacional. Periodista. Amante de todo lo que la sociedad considera raro

A fines del 2017 se conocía el “Plan Fitness”, el cual consistía básicamente en reducir el gasto que se eroga en sueldos de empleados públicos en distintas áreas de la Nación. Dentro de esta nueva estrategia del gobierno nacional se pretendía poder realizar fusiones de distintas áreas, como por ejemplo lo hicieron con el Ministerio de Hacienda que en el mes de Junio del corriente año  absorbió funciones del Ministerio de Finanzas o con el Ministerio de Producción que se hizo cargo de competencias del Ministerio de Energía y Minería.

Durante el transcurso de la semana pasada en algunos medios de comunicación de gran llegada a nivel nacional, se empezó a escuchar el término “digitalización de servicios”. Un fenómeno lógico si nos basamos en los tiempos que corren con 18 años transcurridos del Siglo XXI. La terminología se comenzó a replicar rápidamente hasta coronarla con un informe sobre cómo hizo Estonia para ser un país eficiente en el que todo trámite se realiza exclusivamente por el sistema de ceros y unos. 

El informe citado mostraba a todas luces los beneficios en rapidez, efectividad y comodidad que se tradujeron en una mínima inversión pública para dar comienzo a esta nueva era digital y de esta forma no tener que crear (dado que todo surge tras la disolución de la URSS) edificios, contratar personal, etc. 

Cuando este tipo de noticias comienzan a circular en los medios masivos de comunicación, no es simplemente por el asombro que puede provocar, por lo innovador o como un modo de felicitación a la distancia por poder lograr poner en marcha un incipiente país saliendo de los modelos pre-establecidos. Cuando aparecen dichos informes es porque algo similar está por ocurrir el nuestro país. Y en el día de ayer finalmente se conoció la digitalización de los registros de automóviles. 

La cartera de modernización a cargo de Andrés Ibarra ya lo había anunciado en Noviembre del año pasado, en aquel denominado “Plan Fitness”, en el que por ejemplo decía que no se iban a eliminar ministerios (finalmente sí desaparecieron).  Hoy el mismo Ibarra anuncia con el aval del Presidente esta nueva forma de servicio en el que se estima hay en juego más de 15 mil millones de pesos, que hoy se utilizan para financiar el Ministerio de Justicia. 

La noticia, sin entrar en los detalles, no es para nada mala. Ahora, ingresando en los por menores, nos podemos encontrar con una nueva reducción del personal del estado a cargo de todos los trámites que se hacen, a hoy, en forma personal y también de los empleados de Ministerio de Justicia que se queda sin su caja. A esto le sumamos los ya incontables problemas de conectividad a internet que existen en todo el territorio argentino, que por ejemplo en 4G nos ubica entre los 10 peores países del planeta. También podemos hablar de una frágil barrera de seguridad informática, vale recordar que el año pasado le hackearon las cuentas oficiales a la propia Patricia Bullrich.   

Plan cuerpo saludable, modernización… en definitiva términos que suenan muy bien al oído y quedan hasta elegantes cuando uno los escribe. Pero cuando viene acompañado de modelos extranjeros, que dicen se aplicaron con éxito, casi como un comentario al pasar, prestá atención, porque puede significar que un empleado estatal perderá su puesto. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here