Periodista de Tierra del Fuego.

 

En esta semana hemos visto como en distintas situaciones y en diferentes contextos hombres y mujeres que se supone son referentes en sus lugares de trabajo se convierten en seres despreciables solo por decir lo que piensan sin ningún tipo de filtros.

Entonces nos preguntamos, ¿Está bien que cada uno diga lo que siente o piensa respecto de otro? Y la verdad que en lo privado cada cual es dueño de decir lo que quiera, ahora cuando tiene una posición de dirigente o referente en el trabajo que realiza no parece ser la forma correcta.

Un diputado que dice que la gobernadora de su provincia “es una hija de su madre” en un contexto de crítica porque, según é,l no hace lo que tiene que hacer o le miente a los ciudadanos no parece ser la manera correcta de un referente político. Puede y está muy bien si fuera así, que critique y cuestione con fundamentos las acciones de un gobierno al que no pertenece, pero la exageración y la falta de respeto a una mujer solo por pensar distinto no amerita mucho más comentario.  

No es la primera vez que el Diputado Roma se expresa de manera ofensiva a las mujeres. Recordemos que hace un tiempo, para referirse a un par como es la Diputada Carrió de la Coalición Cívica, que forma parte del Gobierno de Cambiemos uso una frase poco afortunada: “Yo la respeto mucho a Lilita, pero a veces le patina”.

A esto hay que agregarle la postura de una docente de la ciudad de Ushuaia, vicedirectora de un establecimiento educativo público, que se refirió a un alumno como “Un pequeño animalito entre nosotros” por escribir con errores de ortografía. Si bien lo hizo por medio de las redes sociales, (facebook) sus propios colegas del colegio e inclusive los alumnos del mismo la criticaron.

¿No se supone que quien conduce una institución debe dar el ejemplo? Da la sensación que no se mide que se dice o que se escribe teniendo en cuenta el lugar que cada uno ocupa ante la sociedad. No es bueno generalizar, y mucho menos en esta casos por que la gran mayoría de los que se dedican a la política o a la docencia por suerte no se expresan de esta manera.

Tampoco es la primera vez que la señora Paula Sanchez, vicedirectora del Colegio Kloketen, esta involucrada en un conflicto con sus pares, ya hubo otros incidentes donde inclusive se vieron involucrados personajes ajenos al establecimiento. Vale recordar que su marido entró al colegio con una madera a intentar agredir a otro docente que había discutido con su esposa. En aquella oportunidad se llego a la justicia con denuncias cruzadas entre ella y el gremio.

“El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen”  (Johann Wolfgang Goethe (1749-1832. Poeta y Dramaturgo Alemán) 

1 COMENTARIO

  1. La verdad es un contenido muy bueno.que dispara a pensar más allá de los casos concretos donde se sostiene en la jerga y en el común de las personas.. el refrán “cada uno es esclavo de sus palabras…!!!) …. Pero ante esto no puedo dejar de comaprtir algun efecto residual y recuerdo que le viene a la memoria una lectura del gran Krishnamurti: El hablaba de la liberacion de la palabra…con eso queria decir que mientras las palabras no se liberen de ese contenido emociona y sus implicaciones ocultas.. “Uno siempre va a ser el esclavo de de sus palabras, de las conclusiones y de las ideas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here