Periodista de Tierra del Fuego.

 

Viernes 25 de Mayo: banderas argentinas y festejos por la patria, un día de pocas noticias. Una sorpresa recorre los medios con el anuncio de Carlos Córdoba (secretario general de ATE) y su llamado a conferencia de prensa. Junto a él estaba el Dr. Jorge Pintos, abogado del gremio. Ambos salían a contestar la filtración sobre una supuesta estafa en la entrega de viviendas. Nunca se pensó que eso derivaria en algo tan grave: una persona en el hospital y un suicido.

Al comenzar la charla con los periodistas el propio Cordoba admitió haber recibido reclamos de afiliados y no afiliados al gremio. Se hablaba de una posible estafa en la entrega de las 128 viviendas de “Barrancas del Pipo” que hacía pocos días se habían llevado a cabo. Debido a estos reclamos, el letrado del sindicato confirmó que se había realizado una denuncia ante la fiscalía del Dr. Arias y que este se encontraba recabando más información. La conferencia de prensa obedecía a convocar a quiénes se hubiesen sentido estafados o tenia alguna duda de las entregas de las viviendas por haber puesto algún dinero. Se les pidió que concurriesen a la fiscalía a llevar los datos para dar con los autores.

Según lo planteado por los representantes del gremio, la denuncia se basa en que algunos vecinos dicen haber pagado por las viviendas. Dos de los encargados de las mismas les prometían que a cambio de dinero ellos les aseguraban una casa. Los montos de dinero mencionados son muy altos; el abogado habló de algunos adelantos de 25 mil dólares en un caso y de 900 mil pesos en otro, e inclusive, dijo que había gente que había vendido algunas cosas para juntar el dinero pudiendo acceder así a la vivienda. 

En este mismo acto y al ser consultados sobre quienés eran los responsables de esta maniobra señalaron a dos integrantes del gremio. Según ellos entendían, operaban por fuera del sindicato generando expectativas a los vecinos por algo que no tenía forma de suceder, ya que las viviendas se entregan por antigüedad y sorteo y nunca a no afiliados.

La dirigencia admitió que los acusados son integrantes de las comisión directiva del sindicato: el Secretario de hábitat del sindicato, Miguel Angel Arana, más conocido como “Miguelón” y el subsecretario Daniel Belbey.

Hasta ahí no parece otra cosa que una interna partidaria bastante más dura de lo habitual: si se comprobase la estafa denunciada sería muy grave. Esa misma tarde nos enteramos que el día anterior, en hechos que aún se investigan, uno de los denunciados, “Miguelón” Arana había sufrido una paliza en la puerta de su casa y fue llevado al Hospital Regional Ushuaia, hoy encontrándose grave en la terapia del nosocomio. En la denuncia el mismo Arana, plantea que dos personas lo atacan habiendo llegado hasta su domicilio a bordo de una camioneta que luego la policía secuestró. 

Si bien ya hay sospechosos que estarían identificados (Arana tiene cámaras en su vivienda y grabaron los acontecimientos) la situación se agravo aún más cuando en la tarde del primero de junio se halló el cuerpo sin vida de el otro implicado en la denuncia, Daniel Belbey. Las investigaciones están en curso, pero los primeros indicios indican que fue un suicidio.

Entonces hoy tenemos: una investigación por estafa, un muerto y uno en estado grave internado en el hospital. Si empezamos a mirar con lupa los acontecimientos, el nivel de dinero que se dice que estaría en juego y los nombres de algunos personajes que aparecen en los videos y los propietarios de los vehículos involucrados nos deja pensando. ¿Es esto un simple caso de suicidio y una disputa entre amigos?¿ O estamos ante un evento pseudo mafioso?. La historia parece de película y no aporta mucha claridad. Es menester de la justicia ofrecernos respuestas para calmar a la ciudadanía: cosas como estas no deberían pasar en una ciudad donde “casi” todos nos conocemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here