Periodista de Tierra del Fuego.

Hoy vemos una vez más como la dirigencia política termina dividiéndose por cuestiones estrictamente partidarias dejando de lado lo importante: los propios vecinos, los que de alguna manera los pusieron en ese lugar justamente para que se preocupen y gestionen para ellos.

Vemos como un tema que no parece ser tan complicado si ambos sectores estuvieran preocupados y pensando en el bien común, y no en la división para demostrar quien se mueve mejor o quien logra más apoyo dentro de la sociedad a la que deberían defender ambos.

En estos días se conoció que el Subsecretario de Participación Ciudadana, de la municipalidad de Río Grande, Federico Greve dió de baja un convenio con la provincia porque aseguró que esta no cumplió con lo acordado cuando se firmó un convenio con el IPV y por ello se tomó la decisión política de dar de baja el mismo.

La Municipalidad, asegura que cumplió con lo pautado pero el IPV no, según Greve el compromiso de la provincia era conseguir los fondos nacionales para la construcción de 31 dúplex en tierras cedidas por la municipalidad en lo que se conoce como el barrio “Los Cisnes” “Ante los continuos incumplimientos, demoras y trabas del IPV, se tomó la decisión política de dar por concluido el convenio y reintegrar a estos vecinos un terreno para que puedan construir su vivienda” dijo el funcionario.

Mientras tanto el vicepresidente del IPV Gaston Nuñez Olivera sostiene que “El Municipio nunca nos acompañó a conseguir los fondos en Nación”, “Si en lugar de rescindir convenios a través de los medios el municipio dejará las diferencias políticas de lado y nos acompañara a buscar los fondos, tal vez podríamos avanzar mucho más”

Olivera planteó que “en el convenio el IPV se obligaba a construir las viviendas siempre y cuando se consiguieran los fondos en Nación, y apenas iniciada la gestión se presentaron las carpetas como corresponde, de modo que no hubo ningún tipo de incumplimiento ni demora”.

“El municipio nunca nos acompañó a conseguir los fondos en Nación, parece que es más cómodo criticar al gobierno nacional que gestionar para los vecinos”, criticó Olivera.

“No se puede poner a 31 familias de rehenes de las diferencias políticas que el intendente tiene con la gobernadora y con el presidente, yo lo invito a trabajar en conjunto y el IPV tiene las puertas abiertas para ir juntos a Nación a buscar los fondos para estas familias y para todos los proyectos que se puedan presentar”, finalizó.

Es decir que nuevamente las diferencias políticas entre uno y otro estado nos indican que vivimos en campaña, no importa el año en que haya elecciones ni para que estamento sean, lo importante para cierto sector de la clase política es llevar agua para su propio molino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here